Los productos preparados con fruta

El desarrollo de la industria alimenticia en las últimas décadas, ha propiciado la creación de nuevas técnicas para elaborar alimentos, con la consiguiente llegada al mercado de múltiples productos preparados, con características organolépticas añadidas y aplicaciones funcionales.

El usuario final lo que percibe es una cantidad enorme de nuevas formas de alimentarse que rompen con la idea tradicional o la transforman en gran medida.

Para el consumidor medio, saber que está comiendo realmente es un quebradero de cabeza… si miramos los ingredientes localizaremos sustancias con nombres químicos un tanto complejos que incluso nos pueden asustar, como por ejemplo acido ascórbico en embutidos, que si lo pasamos a limpio se traduce en la inofensiva y por todos conocida vitamina C, añadida en productos cárnicos para evitar la formación de productos tóxicos cancerígenos (nitrosaminas) así como otras aplicaciones como aditivo.

Pues bien… hoy queremos arrojar un poco más de luz sobre este tema, centrándosenos en los alimentos preparados a los cuales se les añade “fruta” o sabor a supuesta fruta.

-Lo primero a tener en cuenta es que no es lo mismo “sabor a fruta” que “con trozos de fruta”, veamos con los yogures:

El yogur con saborizante no tiene ni rastro de fruta, determinados compuestos simulan su sabor, con menor o mayor acierto. Es yogur, azúcar y saborizante artificial.

El yogur con trozos pelados de fruta sí que contiene una proporción mínima, la cual, en el apartado de ingredientes, se especificara en porcentaje y si contiene varias frutas distintas, el de cada una de ellas. Esta muchas veces viene desecada y con azúcar añadida para alargar la caducidad del producto (disminuimos la actividad agua y por tanto desfavorecemos el crecimiento microbiano) y disminuir el tamaño de los trozos.

-Lo segundo a tener en cuenta es que consumir un producto preparado con fruta añadida no cuenta como una ración de fruta. Si como ya dijimos, el desayuno ideal lo compone una ración de lácteos, una buena cantidad de cereal y una pieza de fruta, no nos vale con preparar un bol de leche con muesli que contenga en el interior del mismo envase trozos de fruta. La fruta en ese tipo de preparados, repetimos, viene desecada, llena de azúcar y a perdido gran cantidad de vitaminas y minerales durante el procesado industrial. Pasa así con casi todos los productos que llevan fruta como mermeladas y los antes mencionados yogures con fruta.

– Lo mejor que podemos hacer es leer bien el etiquetado, nos daremos cuenta de la cantidad tan alta de azúcar que suelen contener estos productos y si lleva o no fruta, en caso afirmativo, la poca presencia de la misma nos hará plantearnos su compra.

Nuestra recomendación, compra una pieza de fruta que te guste, pélala, trocéala y mézclala con yogur desnatado y cereales integrales, muesli ó avena… Cuando lo pruebes te vas a enganchar. Fácil, sabroso y saludable. Anímate a probarlo.

PODCAST: Aragón Radio

PROGRAMA: “Escúchate” del martes 20 de marzo de 2018

NUTRICIÓN: Cuando la fresa no es fresa.

LUIS GARCÍA RIOJA

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…