La cebolla

Consumida cruda o cocinada, es un alimento que no suele faltar a la cita de una buena ensalada. Este bulbo normalmente blanco, contiene en su interior sustancias muy beneficiosas para el ser humano, sobre todo en las épocas de cambio de temperaturas con la llegada del frío.

Valor nutricional

Aporta 40 kcal por cada 100g, debido a que tiene azúcar en su composición, entre 4 y 5 gramos. Es destacable el aporte de vitaminas A, B y C y de minerales azufre, hierro, potasio y sodio.

Sustancias especiales

La cebolla está cargada de compuestos de azufre. Cuando cortamos una cebolla nuestros ojos lloran, debido a que se rompen las células y estos compuestos sufren una reacción química que los transforma en moléculas sulfuradas más volátiles, que son liberadas al aire. Estos compuestos sulfurados reaccionan con la humedad de tus ojos generando ácido sulfúrico, que produce el lagrimeo. Estos gases volátiles sirven como antimucolítico, de ahí que se utilice como remedio casero situar una cebolla cortada debajo de la cama cuando estamos congestionados.

El principio activo principal de la cebolla es la alicina, sustancias a la que se le atribuye un gran poder antimicrobiano, muy interesante en épocas de frio.

Los compuestos de la cebolla son muy buenos contra el reumatismo, ya que disuelven los cristales de acido úrico de las articulaciones, los cuales privan de movimiento y anquilosan.

Siempre se ha dicho que la cebolla es buena para la circulación… esto es debido principalmente al flavoniode quercetina, una sustancia antioxidante y anticoagulante, previniendo la degeneración de arterias y venas y un fluido paso de la sangre por ellas.

PODCAST: Aragón Radio

PROGRAMA: “Escúchate” del martes 7 de noviembre de 2017

NUTRICIÓN: La cebolla

LUIS GARCÍA RIOJA

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…