El descanso para comer

Cuando seguimos unas pautas alimentarias, a favor de una dieta equilibrada, el trabajo puede suponer una variable muy a tener en cuenta.

Nunca dejes de hacer las 5 comidas al día

Nuestros deberes laborales dictaminan un horario que cumplir, pero este, al mismo tiempo, debe ser compatible con ciertos hábitos saludables, entre ellos, el derecho a un descanso para comer.

Dentro de una jornada de 8 horas tenemos que tener, al menos, un descanso para comer, y si procede, se debería de tener en cuenta un mini break para almuerzo o merienda, según el caso.

La importancia de cumplir todas las tomas

Cumplir las 5 tomas al día nos ayuda a mantener un metabolismo activo y joven. Podemos decir, que es una habito antioxidante.

En el plano estético… Tanto si quieres mantener tu figura, como si quieres mejorarla, es de vital importancia no enlentecer el metabolismo, cosa que ocurre al saltarse comidas.

A diferencia de lo que se pueda pensar, no comer no es bueno para bajar de peso.

Menos tapas y más tápers

Es importante no caer en la comodidad de picar entre horas para paliar el hambre, acudir a snacks o chucherías.

Menos mal, pero también poco aconsejado, es acudir al bar a tomar tapas. Que no decimos que de manera ocasional no se haga, lo que decimos es que no deberíamos tomarlo por costumbre.

Debemos ser conscientes del aporte de nutrientes, así como los componentes de los alimentos que vamos a ingerir, tener cierto control y que este promueva la salud.

La mejor manera de hacerlo es preparar, previamente, nuestros platos e introducirlos en unas tarteras.

Podemos controlar la calidad de los ingredientes, la cantidad de las elaboraciones y aportar nutrientes completos.

La comida ideal

Siempre ha de contener una parte de hidratos de carbono complejos (cereales, patata, pan, pasta, arroz…). Al ser alimentos de tipo energético, tendremos que ingerir la ración en función a nuestras necesidades.

No pueda faltar carne, pescado u ovoproductos. Necesitamos proteínas provenientes de estos alimentos de tipo estructural para formar y renovar nuestros tejidos.

Todo lo anterior acompañado de verduras y hortalizas. Una ensalada variada, unas hortalizas salteadas o unas verduras cocidas son una buena opción. Todas ellas aportan vitaminas, minerales y fibra. Son alimentos de tipo regulador, para el metabolismo y el tubo digestivo.

De postres, si lo queremos, una pieza de fruta o una ración de lácteos desnatados y sin azúcar añadido. Nada de fruta en almíbar o postres lácteos altamente industrializados y azucarados.

Algunas ideas

Táper 1: ensalada variada
Táper 2: pechugas de pollo con patata asada
1 manzana

Táper 1: judías verdes con patata
Táper 2: merluza con gambas
1 yogur desnatado.

Táper: macarrones con tomate natural triturado, pimiento rojo, cebolla y atún troceado.
2 mandarinas.

Táper 1: garbanzos con calabacín y cebolla salteados
Táper 2: filete de ternera
1 plátano.

Táper: Ensalada de arroz, trozos de jamón de york, tortilla de huevo, zanahoria picada y guisantes.
Café con leche desnatada.

PÓDCAST: Aragón Radio

PROGRAMA: “Escúchate” del martes 19 de noviembre de 2019

NUTRICIÓN: Comer en el trabajo.

LUIS GARCÍA RIOJA

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…