Corte de digestión: El falso mito del verano

Estamos en fechas propicias para que algunos falsos mitos o erróneas creencias populares, salgan a relucir al imponente sol de Julio.

A continuación, vamos a argumentar el porqué es falsa la acuciada creencia de que, sí te das un chapuzón después de comer, tu vida corre peligro.

¿Corte de digestión está bien dicho?

El corte de digestión no existe, al menos no como creemos…

El término medico de esta designación popular se denomina sincope de hidrocución y puede darse incluso cuando no hay proceso digestivo.

Siempre se produce al contacto brusco del agua fría con la piel o las vías respiratorias.

En el caso más grave se produce una pérdida del conocimiento o una parada cardioarespiratoria.

Cuando uno se dispone a darse un baño refrescante, al contacto con el agua se reduce la temperatura de nuestro organismo, se disminuye la frecuencia cardiaca y se produce una vasoconstricción. Cuanto más alta la temperatura corporal y más baja la del agua, más posibilidades existen de que se produzca este sincope.

Queda demostrado de esta forma que no tiene relación directa con el proceso digestivo, ya que puede darse independientemente de haber ingerido o no alimento.

La digestión como factor favorecedor

Las tomas abundantes antes de darse un chapuzón son un factor de riesgo, ya que la sangre esta focalizada en los órganos del aparato digestivo, por lo que el riego sanguíneo no prioriza la llegada de oxigeno al cerebro.

Otros factores que posibilitan la hidrocución

-La temperatura del agua por debajo de 20 grados.

– Alto grado de exposición solar previa a la inmersión.

– Trabajo o ejercicio físico a altas temperaturas y con mucha sudoración.

– Traumatismo antes de entrar en el agua.

Síntomas de un sincope de hidrocución

Sensación de aturdimiento.

– Sensación de vértigo y zumbido en los oídos.

– Dolor de cabeza acompañado de fatiga.

– Baja agudeza visual, perdida de la visión periférica y visión borrosa.

– Calambres musculares

– Erección de los poros

¿Cómo se previene?

Evitar la exposición prolongada al sol y las horas de máxima insolación.

No haber ingerido gran cantidad de alimentos, además, hay que tener en cuenta que el alcohol actúa como agravante.

Entrar al agua poco a poco para que el cuerpo se adapte, de tal manera que si durante el proceso notamos alguno de los síntomas antes citados, salgamos del agua por precaución.

PÓDCAST: Aragón Radio

PROGRAMA: “Escúchate” del marte 2 de julio de 2019

NUTRICIÓN: Falsos mitos del verano.

LUIS GARCÍA RIOJA

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 4,50 de 5)

Cargando…