¡[email protected]… a la mesa!

Los niños pequeños son complicados.

Cuando un bebé nace, los padres “rezan” lo que saben para que su pequeño salga buen comedor.

Pero el destino es caprichoso… A veces, que un niño se alimente bien es una odisea. Tiene un paladar delicado.

A casi todos los niños les gustan alimentos parecidos.

Es difícil encontrar un infante que le haga ascos a las salchichas, las hamburguesas, las patatas fritas, los huevos, la pasta con tomate…

Pero por el contrario, las frutas y las verduras suponen un problema para muchos padres desesperados.

En el tema de hoy, os vamos a dar consejos para que los más pequeños de la casa coman este tipo de alimentos, ayudándoles a cumplir con las 5 raciones de frutas y verduras diarias.

Consejos

-La técnica del trampantojo, habéis leído bien, una trampa para el ojo.

Si le gustan las hamburguesas, hagamos hamburguesas con alimentos saludables.

Existen recetas para hacer hamburguesas de pescado con verduras, garbanzos y maíz ó simplemente albóndigas.

– Otra jugada maestra es esconder verdura en alimentos que le gustan:

Hamburguesas de carne picada con verduras dentro, champiñones troceados por ejemplo.

Verdura rallada en forma de espagueti mezclado con espaguetis de colores, lo que añado algo más de verdura porque esa coloración se la otorga la verdura deshidratada de su composición. Esta es una mezcla de esta y la técnica anterior.

Tortilla de patata que lleva cebolla y calabacín, riquísima.

– Darle formas divertidas a las verduras que en sinergia con los colores vivos que estas presentan se les haga atractiva su ingesta:

Calabacín con forma de estrella, zanahorias con forma de espada, rodajas de pilla con forma de sol, macedonia de frutas… haz volar su imaginación…

– Sírvele de ejemplo: que te vea disfrutar de comer verduras y frutas además de inculcarle la importancia de hacerlo.

Actualizado a raíz de un comentario:

Expusimos un trampantojo de fruta con yogur azucarado y un poco de sirope de fresa de manera testimonial para crear un efecto (adorno). Se nos mal interpretó…

Lo primero, queremos dejar claro que no somos abogados del azúcar, pero un niño puede consumir una tolerable cantidad de 25g de azúcar al día como máximo.

Lo segundo, el trampantojo era una alternativa dentro del contexto “situaciones desesperadas requieren medidas desesperadas”.

Se pretendía generar la sinergia prebiótico + probiótico al mezclar yogur + la fibra que contiene la fruta… que el yogur fuera azucarado era lo de menos para su salud… ya que estamos hablando de hacer comer a un niño sano nutrientes para el desarrollo de una Flora intestinal saprofita.

Por último, existen versiones sin azúcar de yogures y sirope, evitando así las calorías vacías extra y la formación de caries, dirigido a niños con requerimientos específicos.

 

PÓDCAST: Aragón Radio

PROGRAMA: “Escúchate” del martes 11 de febrero de 2020

NUTRICIÓN: Consejos para que los niños coman frutas y verduras.

LUIS GARCÍA RIOJA

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…