Alimentación y nutrición contra la gripe

¿Qué es la gripe?

En épocas invernales, con temperaturas muy bajas y gran sensación de frio, es muy común que proliferen los coloquialmente denominados catarros y resfriados. Muchos de ellos producidos por el virus de la gripe en alguna de sus variantes, ya que existen muchas cepas.

Todos los años en España se producen focos de epidemia estacional, lo que afecta a buena parte de la población. Las cepas mutan, por lo que la prevención a veces fracasa.

Anualmente, el ministerio de sanidad realiza una campaña de vacunación contra las cepas más comunes de gripe, con afán de prevenir el contagio en aquellas personas consideradas como grupo vulnerable: niños, ancianos, personas enfermas e inmunodeprimidas,…

¿Cómo diferenciar la gripe de un resfriado común?

La gripe se diferencia de un resfriado común en que en la gripe es menos frecuente la congestión o los estornudos pero sí los dolores musculares, fiebre alta, dolor de cabeza, fatiga, debilidad y la tos, que es muy frecuente.

¿Cómo se contagia?

El virus de la gripe se contagia de una persona a otra a través de las gotitas expulsadas al hablar, toser o estornudar y también al tocar objetos previamente contaminados por virus y tocarse a continuación la nariz, la boca o los ojos.

Para reforzar nuestro sistema inmunitario y aliviar la sintomatología del proceso gripal, os indicamos que nutrientes son necesarios y en que alimentos podemos encontrarlos.

Vitaminas y minerales

Vitamina C: Refuerza el sistema inmune y disminuye hasta en un 20% la sintomatología del proceso gripal. Presente en casi todos los fármacos contra el resfriado. Necesaria para la absorción del hierro.

Vitamina A: Refuerza el sistema inmune. Alimentos como la zanahoria, las espinacas y la calabaza contienen buena cantidad de ella.

La época del año en la que aparecen más procesos gripales coincide con el inicio de la temporada de naranjas y mandarinas, alimentos ricos en Vitamina C y vitamina A. Es mejor su consumo en forma de fruta fresca en vez de en zumos para un aporte extra de fibra y menor de azúcar. La vitamina C de los zumos suele ser añadida para fortificar el producto, ya que parte se pierde en el procesado industrial. Para hacernos una idea, al exprimir una naranja la vitamina C del zumo tarde en degradarse unas 12h por efecto de la fotoxidación. También es muy usual la preparación de zumo de miel con limón.

También encontramos buena dosis de vitamina C en otros alimentos cotidianos: brócoli, pimiento rojo, limón y kiwi.

Hierro: Es necesario para el correcto funcionamiento del sistema inmunológico, su deficiencia produce anemia ferropénica, que produce disminución de la capacidad intelectual, la defensa frente agentes infecciosos y el rendimiento frente al esfuerzo físico. La vitamina C favorece su absorción. Los alimentos ricos en hierro hemo con alta biodisponibilidad son carnes rojas magras, especial importancia de la carne de vacuno (ternera) y buey, y mariscos. En el reino de los vegetales el hierro es no hemo, de baja biodisponibilidad: legumbres, frutos secos y verduras de hoja verde oscura.

Cinc: Es necesario para mantener nuestro sistema inmunológico optimo, su deficiencia afecta al sistema inmune de manera directa. Presente en Trigo, carne de vacuno, carne de cordero y chocolate negro.

Alimentos con sustancias bioactivas

Ajo: El ajo crudo contiene sulfuro de alilo y alicina, sustancias con alto potencial antiséptico. Se destruyen durante el cocinado, por eso su consumo ha de ser crudo. La alicina se forma al cortar, machacar o triturar el ajo, es decir, el ajo no contiene verdaderos niveles de alicina, sino de aliina y alinasa, dos sustancias que interaccionan al someter a los dientes de ajo a proceso mecánico.

Cebolla: Función antiséptica y antimucolítica. Contiene sulfoxidos como la aliina y alinasa. Igual que pasa con el ajo, al cortarla interaccionan y se produce un gas llamado sulfóxido de tiopropanal, este gas mejora los procesos congestivos debido a su capacidad de fluidificar el moco para su mejor eliminación.

Miel: Tiene poder antitusivo y mejor que dextrometorfano, principio activo presente en muchos productos farmacológicos con efecto antitusivo y presentados comúnmente como jarabes. Tiene propóleo, una sustancia antiséptica procesada por las abejas tras la recolección de sustancias vegetales: polen, resinas y savia exudada principalmente. Compuesto por alrededor de 50 sustancias que lo constituyen.

En España, gran parte de la población practica la automedicación, en Europa solo nos superan Lituania y Rumanía. Es un error común en el tratamiento de la gripe, lo que puede desencadenar complicaciones u otros problemas de salud. Es importante recalcar que la gripe es un virus, por lo que no se ve afectado por el uso de antibióticos. Pese a esta información, en España alrededor del 30% de las personas los usan sin prescripción médica. El consumo innecesario de antibióticos destruye la flora bacteriana intestinal no patogénica que nos defiende de las que lo son y nos dañan, y además, aumenta la ineficacia de los mismos por efecto de la mutación adaptativa de las cepas, apareciendo nuevas más resistentes a estos medicamentos y en ocasiones agresivas.

Alimentos probióticos como leches fermentadas  y yogur: Aumentan y regeneran la flora intestinal saludable (bifidus y lactobacilus) dañada por efecto de los antibióticos orales.

Alimentos prebióticos como cereales integrales y frutos secos: Potencia aun más el efecto regenerativo de la flora bacteriana, ya que la fibra es el alimento de estas bacterias, favoreciendo el crecimiento y desarrollo de sus colonias.

Alimentos simbióticos: Con función pro y prebiótica, como por ejemplo los yogures con muesli.

PODCAST: Aragón Radio

PROGRAMA: “Escúchate” del martes 17 de enero de 2017

NUTRICIÓN: Alimentación contra la gripe

LUIS GARCÍA RIOJA

 

PROGRAMA: “Escúchate” del martes 26 de noviembre de 2019

NUTRICIÓN: Alimentación para prevenir la gripe

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…