La verdadera dieta de la alcachofa

Hoy tocamos un tema que a todos nos sonara… las dietas milagro.

Una de ellas en concreto ha estado presente en muchas conversaciones entre familiares y amigos que charlan sobre su estado de salud y forma, hoy trataremos la dieta de la alcachofa y que propiedades beneficiosas tiene esta en el contexto de una dieta equilibrada.

Todas las dietas milagro tienen un denominador común, prometen unos resultados muy notorios de manera muy rápida. Se pueden encontrar anuncios del estilo de “pierde 4 kilogramos en una semana” cuando lo recomendable es perder medio kilogramo por semana siguiendo las pautas de un especialista que nos asesore sobre nutrientes y nos enseñe a obtenerlos.

Perder muy rápido el peso puede significar problemas de salud tales como: hiponutrición, deshidratación, desajustes hormonales, insuficiencia energética… así como también estéticos: aparición de zonas con piel colgante, estrías, arrugas…

Cuando algo de lo que prometa un enunciado sea demasiado increíble como para cuestionarnos su veracidad, lo más probable es que sea falso. Estas promesas persiguen atraer tu atención desesperadamente para beneficio de aquel que las enuncia.

La verdadera dieta de la alcachofa, desde el punto de vista de un dietista-nutricionista, es una dieta equilibra en la que la incursión del alimento dentro de la misma puede traer consigo beneficios adicionales al aporte de nutrientes.

Beneficios de la alcachofa

La alcachofa es baja en calorías, 50 kcal por cada 100 g.

Dejando a un lado el agua, que es de largo el componente mayoritario, los hidratos de carbono son el nutriente predominante, 10 g por cada 100 g. De estos, la mitad es fibra dietética, de la que destaca la inulina.

La inulina es un fructooligosacárido (está formado por cadenas de fructosa), tiene como beneficio mejorar el peristaltismo intestinal, proveer sensación de saciedad dada su capacidad de retener agua, hinchándose y ocupando volumen en el estomago, y facilitar la absorción de algunos oligoelementos. Encontramos en esta sustancia el primer componente funcional que aporta la ingesta de alcachofa.

La alcachofa contiene cinarina, una sustancia con efecto colerético, es decir, estimula la secreción biliar, además de colagogo, puesto que también facilita la expulsión de sales biliares de la vesícula biliar. Esta propiedad es interesante para mejorar el buen transito biliar por sus conductos, de manera que limpia nuestro hígado y vesícula biliar, evitando la formación de cálculos y favoreciendo la digestión de las grasas. Pero esto no es todo, puesto que la cinarina es hipocolesterolemiante  y diurética, evitando el aumento de colesterol en sangre y la retención de agua a favor de una correcta renovación y balance hídrico.

La propiedad para bajar los niveles de colesterol se ve potenciada por la presencia de una pequeña cantidad de esteroles que limitan su absorción, ocupando su lugar en los enterocitos encargados de la entrada de nutrientes al torrente sanguíneo.

Industria farmacológica

Se vende extractos de alcachofa en puntos de venta que contienen sus principios activos de manera concentrada, focalizándose en su efecto “purgador”, perdiéndose así nutrientes interesantes como calcio, fosforo, potasio, vitaminas del grupo B y vitamina C.

Alerta de salud

Esta contraindicado el consumo de la alcachofa en aquellas personas que padecen una obstrucción biliar, puesto que se agravaría su situación patológica.

Consulte con su médico en caso de duda.

PODCAST: Aragón Radio

PROGRAMA: “Escúchate” del martes 9 de enero de 2018

NUTRICIÓN: La dieta de la alcachofa.

LUIS GARCÍA RIOJA

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…