El mito de la garcinia

 Todo a su debido tiempo

Es muy tentadora la idea de perder peso con rapidez.

Todo cambio en nuestra estructura corporal tiene su tempo, no es aconsejable alterar los procesos naturales que dicta la naturaleza, un niño no puede llegar a adulto sin pasar por la adolescencia, son etapas de madurez fisionómica lógicas, de la misma manera que el cuerpo necesita adaptarse poco a poco a un cambio de peso para que no surjan problemas posteriores.

¿Qué es la garcinia?

La garcinia es una planta que tiene su origen en la India, de ella se obtiene el fruto con forma de baya que tiene el mismo nombre. El fruto de la garcinia contiene una sustancia, acido hidroxicítrico, el cual es el principio activo de muchos productos comerciales para acelerar la pérdida de peso.

Presentación comercial

Las empresas de la industria fármaco-alimentaria se aprovechan de aquellas personas que se dejan embaucar por la idea de una rápida pérdida de peso. La publicidad del producto promete unos resultados sorprendentes en poco tiempo, aquellas personas que carecen de cultura alimenticia no tienen los conocimientos suficientes como para discernir qué es cierto y qué no lo es… en esto se fundamenta el éxito de estos nutracéuticos.

¿En que se apoyan las diferentes marcas?

Al acido hidroxicítrico se le atribuye la capacidad de quemar grasa (capacidad lipolítica).

La comunidad científica, tras varios estudios y revisiones de los mismos, concluye, por un lado, que no existe una asociación directa, por el otro, determina que en las cantidades en las que la dosis puede surtir un hipotético efecto, son peligrosas para nuestro organismo, ya que el acido hidroxicítrico daña el hígado (es hepatotóxico).

¿Cómo quieren que lo consumamos?

La presentación es en forma de capsulas.

Las cantidades recomendadas por las marcas, expuestas en el prospecto y envase del producto, están muy por debajo del hipotético umbral de efecto.

De esto se intuye que la empresa comercializadora conoce el peligro del principio activo. Además, sobra decir, que no va a poder apreciarse resultado alguno atribuible a la ingesta del producto, a no ser, que se suba la dosis. En todo caso, por lo general, no compensa en términos económicos ni mucho menos de salud, ya que el usuario se expone a un riesgo innecesario.

Invierte mejor tu dinero

En todos los productos aparecen las coletillas “No sustituye a una dieta sana y una vida activa”,”acompañado de una dieta sana y equilibrada”, “mantén una vida activa con ejercicio moderado”…

Puestos a invertir dinero en nuestra tentativa de cambiar nuestra composición corporal, acude a un dietista-nutricionista. No solo te confeccionara una dieta equilibrada y personalizada, acorde a tus necesidades fisiológicas y metas, sino que te enseñará a comer.

La esencia del tema de hoy

Esto no solo sirve para la garcinia, es extrapolable a cualquier producto comercial idealizado.

Entender cómo funciona nuestro cuerpo, qué alimentos consumir, cuándo y en qué cantidades, es la verdadera clave del éxito.

Aléjate de dietas y productos milagro, si algún producto expone una capacidad demasiado buena como para ser verdad, duda de ella. En caso de duda, acude a un profesional sanitario debidamente cualificado.

La medicina no tiene que basarse únicamente en un acto de fé.

PÓDCAST: Aragón Radio

PROGRAMA: “Escúchate” del marte 21 de mayo de 2019

NUTRICIÓN: La garcinia.

LUIS GARCÍA RIOJA

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…