El guisante

¿Verdura o legumbre?

Todo el mundo sabe lo que es un guisante, su sabor, su textura… pero si saliésemos a la calle y preguntásemos“¿a qué familia de alimentos pertenece?”, gran parte del público diría que al de las verduras.

Tal vez nos engañe su apariencia verdosa, tal vez sus características de olor y sabor nos evoquen el recuerdo de algún vegetal, pero lo que tenemos que saber para poder entender sus características nutricionales, es que se trata de una legumbre.

No es una legumbre cualquiera

La familia de las legumbre tiene múltiples integrantes: judías, lentejas, garbanzos, cacahuete… si, habéis leído bien, el cacahuete botánicamente no es un fruto seco, además de que su composición nutricional se aleja considerablemente de lo que es común.

El guisante es una legumbre distinta y muy mediterránea. Su temporada es la primavera, en esta parte del año, si se encuentra en su punto de maduración ideal, se puede consumir crudo, algo muy positivo, ya que ingerimos así la mayor cantidad de nutrientes que en él se concentran.

En los proceso de cocción se producen pérdidas de vitaminas, el hervido en agua es el mas común, en ese caso las solubles en agua son las afectadas. La cocción al vapor minimiza las perdidas.

¿Qué vitaminas se pierden?

Se pierden vitaminas del grupo B, principalmente Tiamina (B1) y Niacina (B3), vitamina C (en forma de beta-carotenos) y vitamina K, entre otras de menos presencia…

También encontramos buena cantidad de minerales con actividad biológica: hierro, calcio, magnesio, manganeso y zinc.

Valor nutricional

El guisante tiene múltiples variedades distintas, pero en general, contiene los siguientes nutrientes por cada 100 gramos:

Hidratos de carbono: 15 g de hidratos de hidratos de carbono, de los cuales azúcares 5g, proporción adecuada 3:1.

Proteínas: Para ser un vegetal tiene buena cantidad de proteínas, de 6 a 8 gramos, que aunque vegetales, presenta algunos aminoácidos esenciales, de hecho, tiene una cantidad de lisina similar a la carne, pero es muy deficitario en aminoácidos azufrados como la meteonina, por lo que si lo mezclamos con un cereal (rico en esto último) se produce el efecto de complementariedad proteica, gran aliado de los vegetarianos.

Apenas tiene grasa, no se considera aporte.

Es rico en fibra, lo que le confiere sensación de saciedad y mejora del tránsito intestinal.

Sumando toda la composición, el guisante aporta 90 kilocalorías cada 100 gramos, teniendo en cuenta que la ración estándar es de 200 gramos, percibiríamos 180 kilocalorías, por lo que se considera un alimento bajo en calorías, con buena densidad nutricional y altamente aconsejado en dietas equilibradas y de pérdida de peso.

Gran diferencia entre fresco y congelado

Cada vez es más común comprar alimentos envasados y congelados. El actual ritmo de vida dificulta las labores culinarias, sumado a que los preparados nos brindan una comodidad difícil de rechazar.

En el caso de los guisantes la cosa cambia, ni la accesibilidad es tal ni estamos consumiendo la misma cantidad de nutrientes.

Lo primero, un producto congelado se ha de abatir y cocer, por lo que se invierte tiempo y dinero, mientras que si consumimos un producto maduro y fresco, podemos incluso saltarnos el paso de la cocción, consulta el estado madurativo con el profesional del punto de venta, te brindará consejo.

Lo segundo, se pierden nutrientes en general, pero en especial algunas vitaminas y minerales ven reducidos sus aportes a la mitad, como ejemplo la vitamina C y el potasio.

En resumen, no alcanzamos un beneficio rentable, puesto que el ahorro de tiempo no justifica la pérdida de nutrientes, incluso puede no brindar ni siquiera comodidad…

PÓDCAST: Aragón Radio

PROGRAMA: “Escúchate” del marte 9 de abril de 2019

NUTRICIÓN: Los guisantes.

LUIS GARCÍA RIOJA

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…