La verdad sobre los zumos

Si cada vez estamos más concienciados en materia de salud, ¿porque los casos de obesidad no dejan de aumentar?

Pues bien… uno de los motivos es la falta de educación nutricional, fundamentado en el desconocimiento y los falsos mitos.

¿Qué es un zumo realmente?

Lo primero, un zumo no es una ración de fruta. No se contempla la posibilidad de cubrir las necesidades biológicas de vitaminas, minerales y fibra que aporta una pieza de fruta entera.

Las cantidades tan altas de azúcares que contiene los zumos promueve, si se consumen con frecuencia, la adquisición de un mal hábito que favorece la aparición de enfermedades tales como la diabetes, la obesidad y trastornos cardiovasculares.

Un zumo natural es aquel en el que se exprimen frutas directamente sin inclusión de azúcares o aditivos.
El porcentaje mínimo de fruta o frutas deberá de ser al menos del 50%. Sin añadir en este otros subproductos, pudiéndose ser la fruta un producto concentrado de la misma (zumo a base de concentrado)

¿Qué es un néctar?

Es el producto con frutas al cual se le añaden agua, azúcares y/o miel, además de otros aditivos. El contenido máximo total permisible es del 20% del producto total. En el caso de néctares reducidos en calorías se puede hacer uso de edulcorantes.

¿Qué son los zumos detox de frutas?

Los zumos detox son preparados líquidos o semisólidos de frutas, tras triturarlas, licuarlas o exprimirlas.

Están de moda a raíz de que muchas personas influyentes del mundo del cine, la música y las pasarelas, comparten en redes sociales fotos e impresiones de estos productos.

El principal beneficio que argumenta su consumo, en casos abusivo, es el gran aporte de vitaminas y minerales, algunas con carácter antioxidante. Esta afirmación es cierta, pero a continuación expondremos porque no es la manera más saludable de incorporar estas sustancias a nuestro organismo.

Características nutricionales

Antes de enumerar nutrientes, es necesario que desmantelemos un falso mito, ya que consumir zumo de fruta no se considera fruta, ni si quiera si es casero, desde el punto de vista nutricional. Es como decir que dos personas están haciendo piragüismo, cuando solo una esta remando y la otra se deja llevar.

Esto es así, principalmente, por la cantidad de azúcar libre que presentan los zumos.

Tras diversas publicaciones de estudios científicos en revistas medicas, se empezó a divulgar en contra del abuso de los zumos.

Una de ellas, la revista ”International Journal of Obesity”, en uno de sus números, indica que los adultos podríamos llegar a engordar 5 kg al año si tomamos 2 vasos de zumo de naranja (casero ó 100% natural) al día y mantenemos estable nuestra ingesta habitual y nuestros hábitos de ejercicio.

Los zumos, aun siendo caseros, contienen calorías y azúcar similares a los que tiene un refresco comercial, principalmente por la alta concentración de azúcar libre.

Desde la Universidad de Harvard, ya se alerta de que se debe consumir como máximo 1 vasito de zumo de frutas al día.

El ser humano es capaz de beberse el zumo que contienen 4-5 naranjas en tan solo 10 segundos, si bien es imposible poder comer 4-5 naranjas enteras en ese tiempo.

La rápida entrada de azúcar libre al cuerpo no deja que esta se metabolice correctamente para su aprovechamiento energético, por lo que nuestro cuerpo lo transforma en grasa.

Esto se acentúa en aquellas personas que practican las dietas detox, alimentándose solo de zumos, ya que la pérdida de masa muscular, derivada del insuficiente aporte de proteínas estructurales, disminuyen la masa saludable metabólicamente activa, con la consiguiente disminución del gasto basal.

Ademas, el déficit energético activa en nuestro cuerpo una serie de mecanismos corporales de “supervivencia”, apreciándose desequilibrios hormonales (leptina, hormona del crecimiento, insulina, cortisol,..), lo que provoca un enorme efecto rebote de ganancia de peso indeseable tras la vuelta a la normalidad, junto con aumento en el riesgo de aparición de patologías tales como síndrome metabólico, hipertrigliceridemia y diabetes.

Consumir una pieza de fruta entera es saludable:

-Aporta fibra (sacia, mejora el transito y favorece una saludable flora instestinal) y sustancias fitoquímicas de carácter funcional, algunas antioxidante, que no se hallan en el zumo o se pierde parte en el proceso.

-El azúcar natural en forma libre, presente en la composición de la fruta, se asimila paulatinamente y el índice glucémico no se dispara.

-La masticación estimula la producción de enzimas digestivas, empezando por las salivales, alojadas en las glándulas con el mismo nombre en la cavidad bucal.

-Al contrario que en los zumos, no elevamos el riego de padecer caries.

PODCAST: Aragón Radio

PROGRAMA: “Escúchate” del martes 23 de febrero de 2021

NUTRICIÓN: Los zumos.

LUIS GARCÍA RIOJA

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando...